La quimioterapia es uno de los tratamientos disponibles más comunes para combatir el cáncer. Se puede aplicar por medio de inyecciones, un catéter o pastillas tomadas de forma oral, sus funciones son:

  • Curar al paciente
  • Controlar la enfermedad
  • Aliviar síntomas ocasionados por la enfermedad

Se debe considerar que el oncólogo especialista determinará la forma en la que se aplica la quimioterapia completamente en función del tipo de cáncer, la etapa en que se encuentra, resultados de biopsias, edad del paciente, tratamientos aplicados anteriormente y condiciones preexistentes.

La quimioterapia recorre el cuerpo por medio de la sangre y puede llegar a dañar células sanas de otros órganos, ocasionando efectos secundarios. Sin embargo, es muy importante entender que no todos los pacientes reaccionan de la misma manera a los medicamentos, por lo que no es un hecho determinante que recibir quimioterapia genere incomodidades.

Entre los efectos secundarios se pueden encontrar:

  • Cansancio
  • Dolor o entumecimiento a causa de daño en nervios
  • Propensión a infecciones
  • Resequedad en boca
  • Poco apetito
  • Pérdida de peso
  • Náuseas
  • Vómito
  • Pérdida del cabello

La quimioterapia se aplica en ciclos que pueden ser de uno o varios días y están seguidos por periodos de descanso en los que el paciente no recibe ningún medicamento. Esto es así para permitir que las células normales se recuperen de los efectos secundarios del tratamiento. Los ciclos pueden modificarse dependiendo de la efectividad de la quimioterapia.

Algunos de los tipos de cáncer más comunes son:

  • Mama
  • Leucemia
  • Próstata
  • Genital
  • De órganos digestivos
  • De órganos respiratorios

En el Centro Oncológico HAL (Hospital Ángeles de Lindavista, Piso 3 Consultorio 375 CDMX) estamos listos para atenderte con un trato cálido y el mayor profesionalismo.